Sigueme en Facebock y en Instagram en:

4 de agosto de 2017

DALI EN MADRID : PLAZA DE FELIPE II

En estos días que Salvador Dalí está tan de actualidad por su exhumación para hacerle unas pruebas de ADN por una demanda de paternidad no está de más recordar que el Ayuntamiento de Madrid, cuando era alcalde  Enrique Tierno Galván  decidió dedicar a Dalí un espacio en la ciudad situado al término de la avenida de Felipe II frente al Palacio de los Deportes para que el artista catalán creara una obra para el mismo, bajo el nombre "¡Viva la Gala!" en homenaje a la esposa de Dalí, fallecida tres años antes.


Plaza de Dalí con el Dolmen y la figura masculina. Fuente Google Maps


El 12 de noviembre de 1985 se firmó en Figueras, hogar del genio, un acuerdo entre el alcalde de Madrid y Dalí en el que este dio su consentimiento al proyecto: Dicha plaza adoptará el nombre de plaza de Salvador Dalí y en ella se erigirá un conjunto monumental denominado El Dolmen de Dalí, que consistirá en un grupo formado por dos elementos: un dolmen de piedra y una escultura de bronce y una escultura de una figura masculina, en bronce, situada sobre un pedestal de granito negro.

Foto José M. Bustos 

Foto José M. Bustos 

El dolmen, construido en granito  con una altura de 13,13 metros,​ está formado, por una tabla de piedra de forma oblonga, colocada horizontalmente sobre tres pilares de granito con forma de paralelepídedo irregular. Los pilares proceden de cantera y fueron tallados, en tanto que la tabla superior es una roca natural.

Foto José M. Bustos 

Foto José M. Bustos 

En tres de sus caras y a lo largo de parte de su superficie, los tres pilares presentan incisiones a modo de estrías horizontales.  Bajo el dolmen se encontraba una pequeña losa redonda de piedra que era el origen del diseño del enlosado. En la losa está grabada la firma del artista. La ubicación del dolmen se hizo de forma que su centro de gravedad se encontrase sobre la intersección de la entonces avenida de Felipe II con la calle de Antonia Mercé.

Foto José M. Bustos

La escultura representa una figura masculina realizada en bronce patinado en negro, que se asienta sobre un pedestal cúbico de granito negro pulido. El modelo elegido por Dalí para la figura consistió en una réplica de una obra existente en el Museo de Figueras realizada en 1969 titulada Homenaje a Newton y  presenta un hombre que sostiene un péndulo esférico, en clara alusión a la Ley de la Gravedad descubierta por Newton.


Foto José M. Bustos


El cuerpo en actitud de movimiento, representado por su tensión en las piernas y su pie izquierdo levantado por la zona posterior del talón, apoyando todo su peso sobre el pie derecho, que se muestra seccionado en tres fragmentos; junto a él, otro fragmento de dedo suelto, por encima de su cintura, está horadado, creando un espacio vacío del cual pende en su interior una esfera.

Foto José M. Bustos

En la parte posterior se diseña una cadena de pequeñas bolas semejando una columna vertebral. La cabeza de la escultura está también horadada en la zona del rostro y muestra una leve cabellera movida por el viento. Los brazos se extienden hacia su derecha, forzando su brazo izquierdo hasta situarlos en paralelo. De su brazo derecho cuelga una esfera suspendida de un fino hilo.

Foto José M.Bustos

La figura descansa sobre una peana de bronce unida a ella, en cuyo frente y en el centro se localiza la firma del autor «Dalí», en relieve, la escultura se asienta sobre un pedestal de granito negro pulido. En cada una de sus cuatro caras se encuentra una letra labrada componiendo el nombre de GALA.

Foto José M. Bustos

BIBLIOGRAFÍA





NOTA

Puedes utilizar toda la información contenida en esta entrada pero por favor cita su origen y el nombre del Blog.

21 de julio de 2017

400 AÑOS DE LA PLAZA MAYOR DE MADRID: HISTORIA DE LA PLAZA

Como muchos de vosotros sabéis, en 2017 se cumple el IV Centenario de la Construcción de la plaza más emblemática de la Villa de Madrid: la Plaza Mayor.


Fuente Google Maps

Uno de los sitios más bellos de la Villa y situado en el centro de la ciudad en el Madrid de los Austrias.
Lugar de mercados  por excelencia a lo largo de los siglos pero en ella también se han celebrado múltiples eventos como coronaciones, autos de fé, corridas de toros, ejecuciones, procesiones, misas, bailes, mercadillos navideños, etc. Un sitio siempre vivo que a día de hoy sigue muy vivo.

Foto José M. Bustos


Foto José M. Bustos 

Foto José M. Bustos 

Las fotos que incluyo de mi producción  de la Plaza son de distintas épocas del año, distintas horas, distintas cámaras, con gente, sin gente, ángulos, etc.  Pero siempre hermosa y siempre viva.


Foto José M. Bustos 

En esta entrada voy a intentar describir y sintetizar la historia de este simbólico lugar de Madrid. Empezamos.
Como  podéis leer con más detalle en mi entrada http://miradasdemadrid.blogspot.com.es/2017/02/curiosidades-de-madrid-9-la-laguna-de.html   el lugar que hoy ocupa la plaza era una laguna denominada Laguna Lujan fuera de la muralla y cercana a la puerta de Guadalajara, luego fue un arrabal extramuros y el espacio fue aprovechado para desarrollar negocios ambulantes, por este motivo, durante el reinado de Juan II en el Siglo XV, se construyó una plaza. Esta plaza se llamó Plaza del Arrabal.

Plaza Mayor plano epoca Reyes Catolicos 

Enrique IV de Trastamara que concede a la Villa de Madrid el privilegio de celebrar mercado, a finales del siglo XV decide, en contra de la opinión del Concejo de la Villa  llevar el mercado a esta plaza, aún no cerrada. Después se amplía la muralla y la plaza queda intramuros.

Plaza Mayor Plano Teixeida

Llegamos al reinado de Felipe II, fundamental en esta historia, se dictó la remodelación total de este espacio que ya era conocido con el nombre de Plaza Mayor.  En 1581 Juan de Valencia realiza un plano de la Plaza del Arrabal, con la propuesta de distribución del espacio. Recibe respuesta de parte de Juan de Herrera en forma de memorándum  a finales de marzo de 1582  y se da aprobación Real a la demolición de las casas de una manzana, con el objeto de despejar e igualar la zona haciendo de la Plaza de Madrid un espacio cuadrado. En mayo de 1583 los solares ya estaban completamente derribados. Juan de Valencia vigiló la homogeneidad en el diseño de la nueva plaza con la vecina Plaza de Santa Cruz.

1895, fuente imagenes del viejo Madrid colección Olmedilla

En el reinado de Felipe III, Juan Gómez de la Mora por encargo real empieza con la remodelación del espacio y en 1590 se levantó el primer edificio de la nueva plaza.

Foto José M. Bustos 

En 1620 Madrid contaba por fin con una gran plaza mayor, una de las primeras de Europa. El 15 de mayo de 1620, se inauguró la Plaza Mayor con los festejos de la beatificación de San Isidro, patrón de la ciudad de Madrid.

Fuente IV centenario Plaza Mayor

Desde entonces, la plaza se convertiría en el espacio público más importante del reino de España. Precisamente por este motivo, desde su inauguración, los balcones de la plaza tenían una tasa durante los eventos y el uso de los mismos no era exclusivo de los inquilinos, sino que tenían una servidumbre que obligaba a cederlos para su distribución por la Mayordomía Real por turno de jerarquía y etiqueta, o bien para ser vendidos como localidades por el Consejo.

Foto José M. Bustos 

Otro de los eventos más relevantes celebrados fue la proclamación del rey Felipe IV en 1621.
También la infanta doña María, tuvo su protagonismo en esta plaza durante la primavera de 1623, cuando fue presentada al príncipe de Gales, el futuro Carlos I de Inglaterra, para concertar su matrimonio que, finalmente, no llegó a celebrarse. Durante estos festejos, la Plaza Mayor se convirtió en una gran plaza de toros.

Foto José M. Bustos

También se realizaron otros actos más siniestros, como los autos de fe del 4 de julio de 1632 y otros de autos de fe pero, el más importante de todos ellos, por el número de acusados y por la expectación que provocó, fue el auto de fe del 30 de junio de 1680 con 118 reos El Museo del Prado alberga en una de sus salas una pintura de Francisco de Rizi titulada: Auto de Fe en la Plaza Mayor de Madrid, en la que con todo lujo de detalles, inmortaliza aquel episodio. 


Auto de fe Francisco Rizi fuente Wikipedia

Otra de las funciones siniestras de la Plaza Mayor fue la de patíbulo y tenía una curiosa disposición dependiendo de la pena de la ejecución.

1927 Fuente Imagenes viejo Madrid Patrimonio Historíco Ministerio de Cultura 


Foto José M. Bustos 
Casa de la Carnicería

No se sabe exactamente cuando comienza su construcción  se cree que fue alrededor de 1590 y terminada ya en el reinado de Felipe III. El corregidor Francisco de Sotomayor sugiere una casa dedicada exclusivamente al depósito municipal de carne y  las operaciones de carnicería. Se construye en la parte sur de la plaza. Si se sabe que fue reconstruida después del incendio de 1631.

fuente madrid.org

Edificio de cuatro alturas, estando rematado el último piso en forma de ático, con la planta baja porticada, y los laterales coronados por torres angulares. Tiene una planta rectangular distribuida en torno a un patio rectangular y una gran escalera frente a la puerta ingreso. Fue reconstruida de nuevo y reformada después del incendio de 1790.

Foto José M. Bustos
Foto José M. Bustos

Casa de la Panadería

La Casa de la Panadería fue construida por Diego Sillero alrededor de 1590, pero después del incendio acaecido el 20 de agosto de 1672, del  edificio primitivo sólo se conserva el sótano y la planta baja. No obstante es el modelo que copian el resto de edificios de la plaza.

Foto José M. Bustos 

Fuente fototeca patrimonio www.mcu.es
Foto José M. Bustos 

En la reconstrucción  se quiso mantener la parte de edificio no destruida lo que condicionó la distribución del nuevo edificio. Se conservaron el sótano, formado por un trama de 56 pilastras de granito cubiertas con bóvedas de aristas en ladrillo, y la planta baja con los soportales. En 1880 se instaló el Archivo de la Villa y se acentuó el balcón real con el escudo esculpido por el italiano Barbieri.


Foto José M. Bustos 

La Casa de la Panadería destaca en la regularidad de la plaza por el tratamiento diferenciado de su fachada. La planta baja tiene once soportales con arcos de medio punto enmarcados con columnas adosadas. En la fachada hay una acentuación del eje central con el balcón real y el escudo y la terminación con torres cuadradas con chapiteles en los extremos.

Foto José m. Bustos 

Foto José m. Bustos 

En la parte superior de la Casa de la Panadería y centrado, se encuentra un blasón elaborado en piedra con las armas de Carlos II.
Puede deducirse, que el escudo se hizo posterior al año 1668, porque no aparecen las armas de Portugal,  y fue a partir de ese año, cuando la corona española reconoció la independencia de Portugal.

Foto José M. Bustos 

El escudo se puede dividir en 4 partes. En la primera, se pueden ver las armas de Castilla y de León; En la segunda están las armas de Aragón y Sicilia; en el tercero las armas de Austria y de la Borgoña moderna; en el cuarto las de la Borgoña antigua y Brabante, en el escusón de abajo, las de Flandes y las de Tirol y el símbolo de Granada en el centro del escudo.


1908 Fuente Museo de Historia de Madrid

Otro elemento que la singulariza es la decoración pictórica de la fachada, realizada en 1992 por Carlos Franco en la que se distinguen figuras mitológicas relacionadas con la historia de Madrid como la diosa Cibeles.
 En su interior destacan las estancias que conformaron históricamente el Salón Real, en la planta primera o noble, que originálmente estuvo destinada a Cuarto Real, para uso exclusivo de la corona.

Foto José M. Bustos 

Entre las numerosas funciones que ha tenido destacan el de Tahona Principal de la Villa, que fijaba el precio del pan para que los más necesitados pudieran adquirirlo, aposentos reales, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y Academia de la Historia. En la actualidad es la sede del Centro de Turismo de Madrid.

Incendios de la Plaza Mayor

La plaza ha sufrido tres grandes incendios a lo largo de sus cuatrocientos años de vida:
El primero el 7 de julio de 1631, cuando en los sótanos de la Casa de la Carnicería se originó un incendio que duró tres días. Arrasó toda la zona que va desde el Arco Imperial a la Calle de Toledo, el hecho de que por entonces la cubierta de los edificios estaba realizado con planchas de plomo las altas temperaturas originadas por el fuego provocaron que esas planchas se fundiesen aumentando el número de víctimas. Este hecho sirvió para que, posteriormente, se sustituyesen todas las planchas de plomo de los edificios por tejas.

_
Fuente: centenario plaza mayor_mercado
Foto José M. Bustos 

El segundo gran incendio ocurrió en la noche del 2 de agosto de 1672, que destruyó la Casa de la Panadería.
El tercero del 16 de agosto de 1790, fue el origen de la reforma total llevada a cabo por Juan de Villanueva, que modificó el sentido abierto que hasta entonces había tenido, convirtiéndose en una plaza cerrada y si- métrica.  Además, para evitar nuevos incendios, se dictaron nuevas normas de construcción y el uso de nuevos materiales menos combustibles.

Foto José M. Bustos 

En 1848 por iniciativa de Isabel II la plaza se volvió a reformar, convirtiéndose en un jardín de estilo francés y en el centro se colocó la estatua ecuestre de Felipe III, que había sido esculpida por Juan de Bolonia y Pietro Tacca en 1616 y que se encontraba ubicada en la Casa de Campo. 

Foto José M. Bustos

En el siglo XX, en la década de los años cincuenta, con la desaparición de los jardines y el constante acceso de vehículos motorizados que invadían todos los rincones de Madrid, por ello, en 1968, el Ayuntamiento decidió construir un aparcamiento subterráneo con el que se reformó todo el pavimento de la plaza, convirtiéndose definitivamente en un espacio diáfano en su superficie.

Fuente videomappin_plazamayor

Ahora en el siglo XXI de nuevo hay un proyecto para plantar un centenar de árboles en maceteros. El Ayuntamiento hará caso a la propuesta presentada por la asociación de Amigos del IV Centenario de la Plaza Mayor. En esta ocasión se instalarán junto a las columnas de la plaza cien árboles de tamaño medio.

Foto José M.Bustos

Nombres de la Plaza

El primero fue “plaza del Arrabal”
En 1812, se llamó plaza de la Constitución, en honor a la Pepa, cumpliendo con el decreto que decía que todas la plazas mayores de España tenían que llamarse sí.
Dos años después, en 1814, se llamó plaza Real.
Estos dos nombres se estuvieron intercambiando varias veces hasta 1833. Se intercambiaban según la situación política del momento.
En 1873, y con motivo de proclamarse la primera república española, cambió su nombre por el de plaza de la República, dos meses después, se le añadió Federal, pasando a ser conocida como Plaza de la República Federal.
 Desde la Restauración de Alfonso XII en 1876 volvió a llamarse Plaza de la Constitución.Mantendrá este nombre por el periodo más largo hasta abril de 1939.
 De abril a julio de 1939 se llamó Plaza de Calvo Sotelo.
Finalmente a principios de 1940 y hasta la actualidad, pasó a llamarse Plaza Mayor.

Foto José M. Bustos

Foto José M. Bustos
IV Centenario de la Plaza Mayor  

Con motivo de la celebración en 2017 del IV Centenario del inicio de las obras de su construcción, se pretende confirmar a la Plaza Mayor de Madrid, por su historia y por su carácter popular, como uno de los ejes de centralidad cultural de la ciudad,  para todos los madrileños y visitantes a sus 400 años de historia.


Desde hace muchos años todos los domingos hay un mercadillo de monedas, sellos, billetes de loterias, bueno de todo lo que se pueda coleccionar. En Navidad se instala en la Plaza el tradicional Mercadillo de Navidad con figurillas para los Nacimientos y todo tipo de ornamentación para los arboles y decoración de las casas con motivos navideños.

Fuente fototeca patrimonio www.mcu.es 

Foto José M. Bustos 

Después de todo esto ¿quién no se anima a visitarla y "mirarla" de otra manera?.

Foto José M. Bustos 

BIBLIOGRAFÍA



NOTA
Puedes utilizar toda la información contenida en esta entrada pero por favor cita su origen y el nombre del Blog.


4 de julio de 2017

MUSEO ARQUEOLOGICO NACIONAL (MAN)

Hoy os voy a proponer una visita a uno de los sitios que mas me gustan de Madrid y que por mucho que vaya en cada visita descubro algo nuevo. Ese sitio es el Museo Arqueológico Nacional sito en la calle Serrano número 13.

Fuente google Maps

En marzo de 1867, el ministro Manuel Orovio Echagüe expone a la reina Isabel II la necesidad de contar con un Museo Arqueológico Nacional siguiendo la tendencia europea de su época. Con su creación se r eunía en una única gran institución las colecciones de antigüedades, dispersas en diferentes establecimientos, con el fin de representar la historia de España, desde los orígenes a los tiempos más recientes, y ofrecer un panorama de las antiguas civilizaciones del resto del mundo.


Foto José M. Bustos 

El nuevo Museo debía reunir, conservar y estudiar estos bienes para ponerlos al servicio de los ciudadanos, contribuyendo de este modo a su formación e instrucción.


Foto José M. Bustos

La sede prevista para el Museo Arqueológico Nacional fue el Palacio de Biblioteca y Museos Nacionales, que es su sede actual,  construyéndose en el solar del antiguo Convento de la Trinidad, el arquitecto elegido fue Francisco Jareño y Alarcón aunque después se realizaron modificaciones y reformas realizadas por Antonio Ruiz de Salces.


Foto José M. Bustos

Es un gran edificio de nueva planta  situado en el Paseo de Recoletos, cuya construcción necesitó más de treinta años y tres proyectos arquitectónicos para su culminación en 1892. De 1867 a 1893, el Museo ocupó provisionalmente el Casino de la Reina, antigua finca de recreo cercana a la actual glorieta de Embajadores de Madrid, que el Ayuntamiento de Madrid había regalado a la reina Isabel de Braganza en 1817.


Foto José M. Bustos 


La fachada de Recoletos presenta un orden de columnas corintio, con un frontón como remate; por su parte, la fachada de Serrano cuenta con capiteles toscanos en la primera planta y con jónicos en la columnata superpuesta. El centro de las fachadas reunió un destacado conjunto de estatuas y relieves representando personajes ilustres de las letras y las artes y representaciones simbólicas. Así, en Recoletos se colocaron las estatuas de San Isidoro de Sevilla, Alfonso X el Sabio, Juan Luis Vives, Antonio de Nebrija, Lope de Vega y Miguel de Cervantes, además de once medallones con bustos de Fray Luis de León, Pedro Calderón de la Barca, Francisco de Quevedo, Juan de Mariana, Nicolás Antonio, Tirso de Molina, Antonio Agustín, Santa Teresa de Jesús, Benito Arias Montano, Diego Hurtado de Mendoza y Garcilaso de la Vega. En Serrano se ubicaron las estatuas de Alonso Berruguete y Diego Velázquez y, a ambos lados de la escalinata, una esfinge echada.



Fuente ABC.

Desde su creación hace casi ciento cincuenta años, el Museo Arqueológico Nacional ha variado en diferentes ocasiones la presentación al público de la riqueza y diversidad de sus fondos.


Las corrientes museísticas reinantes en cada época y las sucesivas reformas arquitectónicas, han influido y definido los modelos de exposición permanente que el Museo ha ofrecido a lo largo del tiempo. En cada montaje, el Museo se ha ido adaptando a las corrientes museográficas más novedosas de cada época de tal forma que la historia de sus exposiciones permanentes, constituye un importante capítulo de la evolución de la museografía en España.


Foto José M. Bustos

En el decreto de su creación en 1867 se estipuló la asignación de unos fondos fundacionales, los provenientes del Museo de Medallas y Antigüedades de la Biblioteca Nacional; los objetos arqueológicos y etnográficos del Museo de Ciencias Naturales y la colección de la Escuela Superior de Diplomática. Estos fondos se incrementaron rápidamente con numerosas donaciones y compras a particulares.



Foto José M. Bustos


También han sido claves las Comisiones Científicas integradas por personal del Museo que recorrieron diversos lugares tanto de España como del extranjero. Destacan las efectuadas en nuestro país por Paulino Savirón, Juan Sala, Juan Salas Dóriga, Juan de Dios de la Rada y Delgado y Juan de Malibrán, y el viaje que en 1871 realizó la fragata Arapiles a Oriente, del cual regresó con una importante colección de objetos arqueológicos de Sicilia, Atenas, Chipre, la antigua Troya o Constantinopla, entre otros lugares.


Foto José M. Bustos 

Desde el siglo XX, la institución fue cobrando mayor identidad como museo arqueológico. Parte de sus colecciones, como las de etnografía, arte oriental y americanas, se transfirieron a los museos nacionales de Antropología, Artes Decorativas y América, ganando así también más espacio para los numerosos ingresos procedentes de hallazgos y excavaciones arqueológicas realizadas por toda España.

Foto José M. Bustos 

A través del intercambio de obras de arte con Francia en los años cuarenta ingresaron, tras haber estado expuestas en el Museo del Prado, las coronas de Guarrazar y la Dama de Elche. En los años setenta se incorporarían obras tan emblemáticas como la Dama de Baza, o el monumento de Pozo Moro, además de materiales de las excavaciones españolas realizadas en Egipto y Sudán fruto de los acuerdos con el gobierno egipcio con motivo de la construcción de la presa de Asuán.


Foto José M.Bustos 

Foto José M.Bustos 

Foto José M.Bustos 

Entre 2008 y 2013 se ha desarrollado la ultima y maravillosa reforma. El edificio se ha acondicionado logrando que sus espacios se distribuyan más racionalmente, sean más accesibles, dispongan del equipamiento tecnológico necesario y respondan a los criterios de confortabilidad y seguridad requeridos para hacer cómoda y placentera la estancia en él. La ampliación de las áreas públicas permite ofrecer a los visitantes una zona de acogida, exponer nuevas colecciones, ofertar una amplia variedad de actividades simultáneamente y poner a su disposición nuevos servicios.


Disposición colección fuente pagina web MAN


El Museo cuenta con una colección permanente que parte de la Prehistoria siguiendo por la Protohistoria, Hispania Romana, Antigüedad Tardía, Mundo Medieval, Edad Moderna, Historia del Museo, Oriente Próximo Antiguo, El Nilo: Egipto y Nubía, Grecía y la moneda.

También propone exposiciones temporales y recorridos temáticos explicados por el personal del Museo.


Foto José M. Bustos 

Tiene piezas de valor incalculable como la Dama de Elche, la Dama de Baza, el Orante de Gudea, la Bicha de Balazote, el Sepulcro de Pozo Moro, el reloj solar de Baelo Claudia, el Toro de Osuna, la Gran Dama Oferente del Cerro de los Santos, la Dama de Ibiza, el tesoro de Guarrazar, la estatua orante de Pedro I el Justiciero, etc, etc ya que la colección es muy extensa.


Foto José M. Bustos 
Foto José M. Bustos 

Foto José M. Bustos 

Cabe destacar la reproducción de la Cueva de Altamira que es uno de los sitios que recuerdo con más cariño desde pequeño en aquellos bancos antiguos donde te tumbabas y veías el techo con sus pinturas y ahora mejorada su presentación con una vista a través de una gran mesa espejo.


Foto José M. Bustos 

Foto José M. Bustos 

Foto José M. Bustos 

Foto José M. Bustos 

Foto José M. Bustos 

Foto José M. Bustos 

Foto José M. Bustos 

Foto José M. Bustos 

Foto José M. Bustos 

En definitiva si sois de Madrid o pasáis por Madrid es uno de los sitios a los que hay que ir si o si, el sábado a partir de las 14h y todo el domingo la visita es gratuita.

Foto José M. Bustos 

Foto José M. Bustos 

Foto José M. Bustos 

Foto José M. Bustos 

Foto José M. Bustos 

BIBLIOGRAFÍA



NOTA

Puedes utilizar toda la información contenida en esta entrada pero por favor cita su origen y el nombre del Blog.